website
Skip to content

Worldwide Delivery

Spanish

¿Qué hacer cuando mi hija tiene su primer período?

by HwangAlex 15 Jan 2024 0 Comments

Si bien la adolescencia es una parte natural del crecimiento, los cambios físicos que trae pueden ser inquietantes. Para las chicas que experimentan su primera menstruación, puede generar preocupaciones sobre si es normal.

 

¿Cuáles Son las Señales de la Menarquía y Cuáles Son los Síntomas Comunes?

Para muchas chicas, la primera menstruación puede llegar inesperadamente, pero a veces hay señales que indican su aproximación, como acné, hinchazón, cambios de humor o calambres. Por lo general, hay otras señales de la pubertad antes de la menarquía, como el crecimiento del vello púbico, el desarrollo de los senos y cambios en la forma del cuerpo.

El primer flujo menstrual puede variar en cantidad y color, desde marrón hasta rojo intenso. La menarquía puede ir acompañada de calambres en el abdomen, espalda y muslos, hinchazón, acné, sensibilidad en los senos, cambios en el estado de ánimo y el sueño, y problemas digestivos como la diarrea.

Inicialmente, los ciclos menstruales pueden no volverse inmediatamente regulares. En los primeros años, los periodos pueden comenzar en diferentes momentos cada mes o venir con síntomas premenstruales o menstruales variables, incluido un aumento o disminución del sangrado. Con el tiempo, los ciclos de la mayoría de las chicas se vuelven más regulares y los síntomas más predecibles.

 

 ¿Qué Debo Hacer Cuando Mi Hija Comienza su Período?

Es mejor tener productos de higiene menstrual listos en casa para prepararte para el primer período de tu hija. Habla sobre los cambios que tu hija podría experimentar antes de su período para evitar que se sienta completamente abrumada. Asegúrate de que comprenda las razones de la menstruación, los síntomas potenciales y enfatiza que la menstruación es una parte normal y saludable del cuerpo de una mujer.

Puedes preparar un "kit de período" que se guarde en un cajón o mochila, que incluya toallas sanitarias, toallitas húmedas y un par de ropa interior limpia en caso de que tu hija los necesite en la escuela.

Celebrar o conmemorar el primer ciclo menstrual de una manera significativa, como con tarjetas, postres favoritos o una noche de spa familiar, podría ser útil. Si a tu hija le interesa, considera una celebración más grande, como reunirse con amigos o tener un evento nocturno. La clave es ayudar a tu hija a ver la transición a la edad adulta de manera positiva y natural, en lugar de algo vergonzoso o incómodo.

Proporciona a tu hija los productos de higiene menstrual de su elección, como toallas sanitarias, tampones, copas menstruales o ropa interior para el período (que se parece a la ropa interior regular). Por lo general, las chicas que comienzan su período pueden encontrar que las toallas sanitarias son la opción más simple y cómoda. Para aquellas a las que les gusta hacer deportes, los tampones y las copas menstruales son buenas opciones, pero pueden requerir algo de tiempo para acostumbrarse a la inserción y extracción. Asegúrate de que comprendan las instrucciones de uso de los productos elegidos, ya que algunos, como los tampones, no deben usarse durante más de 8 horas. Ayuda a tu hija a entender las diferencias entre las opciones y elige lo que mejor le convenga.

Además, prepárate para ofrecer comodidad y remedios para hacer frente a posibles molestias. Esto incluye analgésicos seguros para niños, bolsas de agua caliente para los calambres o una bolsa de agua caliente, junto con proporcionar alimentos reconfortantes y apoyo emocional para ayudarla con los síntomas premenstruales, brotes de acné y ofrecer un espacio para una conversación honesta sobre sus experiencias.

 

¿Qué Tan Temprano o Tarde Es "Demasiado Temprano" o "Demasiado Tarde" para Comenzar a Menstruar?

Si bien la edad promedio para el inicio de la pubertad es de 10 a 15 años, el inicio temprano o tardío de la menarquía no necesariamente indica un problema. Algunos niños pueden comenzar a menstruar tan temprano como a los 8 o 9 años, mientras que otros pueden no comenzar hasta los 15 o 16. La menarquía generalmente ocurre alrededor de 2 a 3 años después del desarrollo de los senos y de 6 a 12 meses después del inicio del flujo vaginal. Si te preocupa que tu hija esté comenzando la menstruación demasiado temprano o demasiado tarde, hay algunas señales útiles a tener en cuenta.

Si tu hija muestra signos de pubert ad, como el desarrollo de los senos, alrededor de los 8 años, asegúrate de ayudarla a comprender los cambios y considera consultar a un pediatra. Tu hija podría estar experimentando una pubertad temprana, y los profesionales de la salud pueden ayudar a determinar si hay problemas preocupantes. Del mismo modo, si tu hija tiene 15 años y aún no ha comenzado a menstruar, considera hacer una cita. Factores como el peso (por debajo o por encima del peso normal), niveles de estrés y la frecuencia e intensidad de la actividad física pueden influir en el inicio del ciclo menstrual de tu hija.

```html

 

¿Cuáles Son los Signos de Irregularidades Menstruales y Cuándo Debería Consultar a un Pediatra?

Las irregularidades menstruales pueden deberse a varios factores, desde el estilo de vida (niveles de estrés y ejercicio) hasta posibles condiciones médicas (trastornos hemorrágicos o desequilibrios hormonales). Los ciclos menstruales pueden tardar algunos años en estabilizarse, por lo que si tu hija experimenta irregularidades, es posible que no sean evidentes de inmediato, pero puedes estar atenta a algunas señales.

 

Programa una cita con un pediatra si notas alguno de los siguientes síntomas:

- Ausencia de menstruación a los 15 años

- Inicio de la menstruación antes de los 8 años

- Ciclos irregulares durante más de dos años después de la menarquia

- Sangrado severo (pasando a través de una toalla sanitaria o tampón en una hora o menos) o calambres intensos que no se alivian con medicamentos para el dolor

- Períodos prolongados (que duran más de una semana)

- Síntomas graves del síndrome premenstrual que dificultan que tu hija supere el día

 

Estos síntomas no necesariamente indican un problema, pero es mejor comunicarse con un proveedor de atención médica para asegurar claridad. Pueden ayudar a tu hija a determinar los próximos pasos para su salud y bienestar.

Si tu hija tiene otros tipos de sangrado, como sangrado frecuente por la nariz, encías sangrantes, moretones fáciles o antecedentes familiares de trastornos hemorrágicos, es posible que necesites hablar con un pediatra sobre la necesidad de pruebas genéticas o adquiridas para trastornos hemorrágicos.

El primer paso en este viaje es reconocer la importancia de discutir abierta y honestamente sobre la menstruación y la situación de tu hija. Al iniciar esta conversación temprano, puedes aliviar cualquier ansiedad o confusión que tu hija pueda sentir durante su primer período. Un enfoque racional les ayudará a ver la menstruación como un proceso natural, abordándolo con más confianza y positividad.

Crear un entorno donde tu hija pueda hablar fácilmente sobre temas sensibles, como la menstruación, es invaluable. La comunicación abierta fomenta la confianza y fortalece tu relación, facilitando que tu hija plantee cualquier inquietud o pregunta que pueda tener durante la adolescencia.

Recuerda que cada niño es único, así que ajusta tu enfoque según su personalidad y necesidades. Elige un entorno tranquilo y privado para la conversación, haciendo que tu hija se sienta segura y libre para expresar sus sentimientos.

A medida que avanza la conversación, tu hija podría hacer preguntas específicas o expresar preocupaciones sobre la menstruación. Prepárate para proporcionar respuestas reflexivas y de apoyo.

 (La ropa interior para el período de Beautikini tiene actualmente una oferta de compra uno y llévate dos gratis. ¡Aprovecha esta oportunidad para comprar algunas para tu hija!)

Preguntas Comunes que los Adolescentes Pueden Hacer Sobre la Menstruación:

Los adolescentes suelen tener preguntas sobre diversos aspectos de la menstruación, como la duración de los períodos, la frecuencia del ciclo y posibles cambios corporales. Responde estas preguntas de manera honesta, tranquilizadora y proporciona explicaciones claras.

Manejo de Reacciones Emocionales y Ansiedad:

La adolescencia y la menstruación pueden evocar diversas emociones en los adolescentes, incluida la ansiedad y la confusión. Presta atención a cualquier respuesta emocional y ofrece consuelo y estímulo, asegurándole a tu hija que experimentar una variedad de emociones durante este tiempo es normal.

Proporcionar Apoyo y Aseguramiento:

A lo largo de la conversación, enfatiza tu apoyo incondicional a tu hija. Asegúrale que estás disponible en cualquier momento que necesite orientación o quiera hablar sobre cualquier aspecto del proceso menstrual.

 

 

Fuentes:

UNICEF.  Talking About Periods at Home. www.unicef.org/parenting/health/talking-about-periods-at-home

ACOG.Menstruation in Girls and Adolescents: Using the Menstrual Cycle as a Vital Sign.www.acog.org/clinical/clinical-guidance/committee-opinion/articles/2015/12/menstruation-in-girls-and-adolescents-using-the-menstrual-cycle-as-a-vital-sign