website
Saltar al contenido

Envíos a todo el mundo

Últimas noticias

Historias de cuatro épocas

Historias de cuatro épocas

    

Este pasaje describe las diversas experiencias de personas con menstruación, destacando las historias de Kayden, Heather, Jay y Jess. Kayden, una persona transmasculina no binaria, experimentó períodos antes y después de la terapia hormonal, lo que le provocó angustia emocional y disforia. Encontraron consuelo en ropa interior de época y abogó por instalaciones inclusivas. Heather enfrentó años de maltrato y negligencia por parte de profesionales médicos antes de recibir un diagnóstico de endometriosis. Jay, una mujer transgénero, experimenta períodos debido a la medicación que afirma su identidad de género. Jess, una mujer cisgénero, lidió con períodos abundantes y prolongados, lo que le provocó dificultades financieras y abogó contra la pobreza menstrual. A pesar de someterse a una histerectomía, todavía experimenta problemas relacionados.

Free Four Women by the Bridge Stock Photo

Las experiencias de la menstruación son variadas y moldean nuestros viajes individuales de diferentes maneras. Ya sea la primera vez que descubrimos sangre en nuestra ropa interior, sangrado a través de la ropa, períodos inesperados durante los viajes o meses aparentemente interminables de menstruación, los temas de sorpresa, miedo, vergüenza, empoderamiento y aceptación son universales.

Kayden Hunter, un individuo transmasculino no binario, comparte su historia única. Cuando era adolescente, Kayden tuvo períodos abundantes e irregulares y comenzó a usar la píldora combinada para controlarlos. Cuando comenzaron la terapia con testosterona a los 21 años, sus períodos se detuvieron durante cinco años, sólo para regresar inesperadamente de forma irregular, aunque no tan abundante, durante varios meses.

Si bien la terapia con testosterona a menudo detiene la menstruación, muchos hombres trans e individuos transmasculinos aún experimentan algún tipo de ciclo menstrual, como sangrado irregular, manchado o calambres. Lamentablemente, faltan investigaciones sobre la menstruación en personas trans.

Es comprensible que Kayden se molestara cuando le regresó el período después de no experimentarlo durante cinco años. Les hizo la vida más desafiante, lo que les hizo perder clases en la universidad debido al dolor y la angustia emocional. Kayden se retiró de los círculos sociales y evitó las citas, por temor a ser juzgada por los demás y sintiéndose incómoda con el contacto físico. La menstruación siempre había sido una fuente importante de disforia para Kayden y su regreso disminuyó sus esperanzas.

Sin embargo, Kayden ha aprendido a vivir con su menstruación y ha encontrado algo de consuelo en ropa interior de época, lo que alivia las preocupaciones y les permite seguir con su día sin pensar constantemente en la menstruación.

A lo largo de su viaje, Kayden se ha dado cuenta de la falta de contenedores sanitarios en los baños de hombres, lo que los obliga a usar baños para discapacitados y les hace sentir que están ocupando un espacio innecesario. Ahora están abogando por que su universidad proporcione estas instalaciones en los baños de hombres para acomodar mejor a personas como ellos.

Como nota positiva, Kayden enfatiza que no es ninguna vergüenza ser un hombre que menstrúa. Se necesita fuerza para existir como tal en un mundo que muchas veces niega su existencia y no logra crear espacios inclusivos. Kayden anima a otros a crear su propio espacio, cuidar de sí mismos y de los demás y desafiar las normas sociales.

Heather McIvor, una persona no binaria que usa pronombres ellos/ellos, ha tenido un viaje desafiante y profundamente personal con los períodos. Inicialmente experimentaron períodos irregulares y abundantes, lo que les provocó una anemia grave debido a la pérdida excesiva de sangre.

Con el paso de los años, los períodos y el dolor de Heather empeoraron, lo que la obligó a permanecer en cama durante meses. Sangrar constantemente la ropa y la ropa de cama aumentaba su carga financiera y provocaba ansiedad por los olores y las manchas. Desafortunadamente, Heather enfrentó años de maltrato, engaño, negligencia e invalidación por parte de profesionales médicos, seres queridos e incluso un cirujano.

Su enfermedad los obligó a faltar al trabajo y aumentó la ansiedad a la hora de ir al baño cuando no había suficientes colegas disponibles para la cobertura. Al buscar ayuda médica, a Heather le diagnosticaron depresión y se ignoraron sus síntomas. A pesar de las persistentes visitas a los médicos, su edad, apariencia e historial de salud mental llevaron a que se descartaran sus preocupaciones.

Lamentablemente, la experiencia de Heather de ser ignorada por su médico no es infrecuente. Las investigaciones realizadas en el Reino Unido indican que se necesitan una media de siete años y medio para diagnosticar la endometriosis, y recién en 2020 se introdujeron directrices de mejores prácticas para los médicos de Nueva Zelanda.

Agotada financiera y emocionalmente, Heather gastaba importantes cantidades de dinero en citas médicas, discutiendo constantemente los debilitantes síntomas de su período sin ninguna solución tangible. Esta tensión financiera los hizo sentir como una carga para su pareja y amigos, ya que no podían permitirse salidas sociales.

Sólo después de un intento de suicidio, Heather fue remitida a un ginecólogo y finalmente recibió un diagnóstico de endometriosis después de la cirugía. Si bien la confirmación supuso un cierre, fue un momento agridulce para Heather.

A lo largo de su viaje, Heather aprendió la importancia de confiar en su propio cuerpo por encima de cualquier otra persona, incluidos los médicos y sus seres queridos. Reconocieron su valor de vida, amor y atención médica adecuada.

En un contexto diferente, Jay, una mujer transgénero que usa el pronombre ella/sus, experimenta períodos debido a los medicamentos utilizados para afirmar su identidad de género. Aunque la menstruación en cuerpos trans no se comprende bien, la experiencia de Jay se alinea con la de otras que han comenzado la terapia hormonal feminizante, lo que indica que los ciclos hormonales aún pueden existir e impactar la vida de las personas. jay usa ropa interior de época para mejorar la comodidad durante sus períodos.

Yessenia (Jess) Sandoval, una mujer cisgénero que usa el pronombre ella/sus pronombres, tuvo su primer período a los 13 años. Con una educación limitada sobre los períodos, inicialmente creyó que se estaba muriendo y lo mantuvo en secreto durante unos días. Al final de su adolescencia, los períodos de Jess se volvieron abundantes y dolorosos, lo que llevó a que le diagnosticaran endometriosis y síndrome de ovario poliquístico cuando tenía poco más de 20 años.

Los períodos de Jess se volvieron cada vez más problemáticos, duraron semanas o meses y causaron dificultades financieras. Necesitaba cantidades excesivas de tampones y toallas sanitarias, y a menudo sangraba a través de ellos incluso cuando usaba varias capas. Jess experimentó desafíos en el trabajo debido a niveles bajos de hierro, episodios de desmayos y deterioro de su salud física y mental.

Como madre soltera, Jess luchaba para poder costear los productos menstruales además de los gastos diarios, las citas con el médico y los días laborales perdidos. Esta experiencia personal la llevó a luchar activamente contra la pobreza de época, entendiendo las dificultades que enfrentan quienes no pueden pagar los productos esenciales de época.

Aunque Jess se sometió a una histerectomía, continuó experimentando un ligero sangrado y requirió productos menstruales incluso dos años después de la cirugía. Todavía sufre dolores de ovulación, problemas de vejiga y secreciones debido a la sospecha de quistes rotos. ropa interior de época ha sido útil para manejar estos problemas y Jess desearía poder retroceder en el tiempo para aconsejarle a su yo anterior que intente usarlo mientras le ofrece apoyo y aliento.